Transgénicos

Deja un comentario

abril 8, 2013 por drjmoya

Existe una gran controversia social y cultural respecto a los alimentos transgénicos. Al igual que el desarrollo y uso de la energía nuclear, o el calentamiento global, o la clonación animal, y aún más, algo tan reciente como la selección genética de individuos genera dos corrientes opuestas, la de la vuelta a lo natural, de no alterar los parámetros naturales de la evolución, y la biotecnológica, que defiende que sin estos empujones científicos no habríamos llegado donde estamos.

Se llaman alimentos transgénicos a todos aquellos cuyo material genético ha sido modificado de una forma no natural en la recombinación natural genética, con la finalidad de mejorar sus cualidades de consumo.

 Es muy difícil hacer pruebas para evaluar el peligro potencial de los productos alimenticios genéticamente manipulados, pero ésto no debería eximir de someter los productos a un proceso de control y evaluación. De hecho, la queja de todos los grupos comprometidos con el tema es que simplemente se indique en la etiqueta del producto que éste es genéticamente manipulado.

 En Europa, el primer reglamento comunitario que aborda el tema del etiquetado de los alimentos transgénicos es el Reglamento 258/97, y se aplica, entre otros, a a) alimentos e ingredientes alimentarios que contengan organismos modificados genéticamente con arreglo a la Directiva 90/220/CEE, y b) alimentos e ingredientes alimentarios producidos a partir de organismos modificados genéticamente, pero que no los contengan.

Posteriormente se aprobó el Reglamento 1139/98, relativo a la indicación obligatoria en el etiquetado de determinados productos alimentarios de que están fabricados a partir de OMG. Si se detecta la presencia de un mínimo de ADN o de proteína modificada en el alimento, y ese umbral es del 0,9%, a partir de éste, es obligatorio hacer mención en la etiqueta de que estamos ante un OMG.

Esta compleja normativa que sin lugar a dudas constituye un autentico galimatías, en situación real de mercado se simplifica prácticamente a tres posibilidades:

    – Que el alimento mencione contener transgénicos (etiquetado-transgénicos)

    – Que el alimento no haga referencia alguna en su etiqueta a la manipulación genética, en cuyo caso no significa que no la haya, ya que puede ser que la manipulación esté por debajo del umbral establecido para etiquetar.

    – Que la etiqueta califique al alimento como ecológico o biológico, única etiqueta que garantiza con total seguridad la ausencia de manipulación genética.  (etiqueta-agricultura-ecologica)

Nuestro país, se rige por la Norma general de etiquetado, presentación y publicidad de alimentos destinados al consumidor final (Real Decreto 1334/1999, de 31 de julio). En esta norma no se aborda el tema del etiquetado de los transgénicos, pero se recoge como principio general en su Art. 4 el de no inducir a error al comprador en la etiqueta sobre las cualidades y composición del producto alimenticio. Además, en el Art. 5.1 establece como información obligatoria en el etiquetado: la lista de ingredientes, añadiéndose al final del artículo la posibilidad de que se complete, con carácter obligatorio, con las indicaciones establecidas en las disposiciones comunitarias de aplicación directa (como son los Reglamentos).

Puede ser útil la lista de empresas que producen alimentos sin o con el empleo de transgénicos, de Greenpeace:

http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/transgenicos/Textos-listado-5edicion.pdf

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Dr. JMoya

A %d blogueros les gusta esto: