Alimentos funcionales

Deja un comentario

noviembre 10, 2014 por drjmoya

Está claramente demostrado que los hábitos dietéticos y el estilo de vida, desempeñan un papel fundamental en la salud y en la aparición de enfermedades crónicas, como por ejemplo en la arteriosclerosis y las enfermedades cardiovasculares (angina de pecho, infarto de miocardio, accidente vascular cerebral, isquemia de las extremidades o aneurisma aórtico).

Cada vez hay más evidencias del potencial de los alimentos en prevenir o retrasar la aparición de las enfermedades cardiovasculares. Esto se ha demostrado con alimentos y nutrientes específicos, pero, sobre todo, con patrones alimentarios. La lista de alimentos y nutrientes que influyen favorablemente en el perfil lipídico, y la arteriosclerosis en general es amplia y crece continuamente. Numerosos antioxidantes presentes en semillas, frutas y verduras se han relacionado con protección cardiovascular en personas que consumen habitualmente vegetales en abundancia.

Los ácidos grasos omega-3 de origen marino son agentes antiarterioscleróticos por excelencia, tanto consumidos en forma de pescado como de suplementos. La arginina es el precursor del óxido nítrico, el vasodilatador endógeno, y justifica que los suplementos de este aminoácido tengan un efecto beneficioso sobre la reactividad vascular. Aparte de las carnes rojas, las fuentes dietéticas de arginina incluyen los frutos secos, las legumbres y el pescado, y éste puede ser uno de los mecanismos que expliquen sus claros efectos cardioprotectores.

El conocimiento actual de las propiedades beneficiosas de los alimentos ha conducido al desarrollo del concepto de alimentos funcionales: alimentos que contienen un componente, nutriente o no nutriente, con efecto selectivo sobre una o varias funciones del organismo, que proporciona un efecto beneficioso para la salud más allá de su valor nutricional. Con frecuencia se trata de alimentos elaborados, cuya composición nutricional se ha cambiado por sustracción (p. ej. leche desnatada), adición (p. ej. leche con esteroles vegetales) o permutación (p. ej. leche con la grasa láctea sustituida por grasa vegetal). Sin embargo, está claro que la naturaleza también ha diseñado alimentos funcionales que no necesitan ninguna elaboración industrial (p. ej. pescado graso).

Los alimentos funcionales que ayudan a reducir el colesterol no son una panacea. El consumo frecuente de un solo alimento o suplemento con efecto hipocolesterolemiante no sustituye a un patrón dietético saludable. Estudios recientes confirman que la combinación de diversos alimentos vegetales especialmente ricos en fibra, frutos secos y esteroles vegetales en pacientes hipercolesterolémicos, consigue un efecto de reducción del colesterol equiparable al obtenido con dosis medias de estatinas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Dr. JMoya

A %d blogueros les gusta esto: