Omega-3 y Omega-6

Deja un comentario

diciembre 5, 2014 por drjmoya

Los ácidos grasos omega-3 y omega-6 pueden formar parte de las grasas ingeridas en la dieta, o incluso sintetizarse a través de reacciones bioquímicas conocidas. Los ácidos omega-3 y omega-6 forman parte de las membranas de la célula y por eso influyen en su permeabilidad.

No podemos confundirnos: cualquier peligro que altera el natural funcionamiento de la célula perjudica nuestra salud, igual que un castillo de naipes se va abajo si quitas una carta de la base. No se puede cerrar los ojos a ciertas modificaciones en la alimentación que sabemos seguro que mejoran la calidad y la cantidad de vida.

Usando modelos animales se ha podido demostrar que la ausencia de ácidos omega-3 está asociada a procesos inflamatorios diversos y al desarrollo precario de neuronas en pacientes humanos con depresión. Se reconocen también efectos benéficos de los ácidos omega-3 sobre enfermedades cardiovasculares como hipertensión o isquemia.

Algunas evidencias ya apuntan muy alto:

  • La investigación sobre sujetos con depresión, suplementados durante cuatro meses con 6.2 g de EPA y 3.4 g de DHA/d (Omega-3) produjo periodos más largos de remisión de los síntomas depresivos, reducción significativa en la escala Hamilton de depresión (HRSD).
  • El estudio de Lyon, sobre 605 pacientes en los que en su dieta se triplicó el consumo de omega-3 respecto a los omega-6, produjo reducción del riesgo de mortalidad y morbilidad cardiaca (73%). El estudio sugiere que se puede reducir la incidencia de enfermedades del corazón con este tratamiento.
  • Un estudio, de 18 años de duración, sobre 1503 mujeres con diabetes tipo 2, con dieta rica en pescado como fuente de EPA y DHA (omega-3), produjo una reducción de enfermedades cardíacas  en diabéticos, al disminuir los triglicéridos sanguíneos, agregación plaquetaria y los efectos antiarrítmicos. También se observó baja mortalidad por causas no cardíacas. No hubo efectos adversos en el control de la diabetes.
  • Un estudio con animales en laboratorio, con una tumoración cancerosa, y con una alimentación suplementada en omega-3 frente a otros sin el suplemento, se comprobó con un caliper a partir del día 14 de iniciar la dieta y hasta los 46 días un crecimiento significativamente menor en aquellos animales suplementados (análisis de regresión lineal, (p< 0.05).
  • Respecto a la piel, a un grupo de personas con fotosensibilidad y dermatitis actínica, se les proporcionó suplementos con aceite de pescado, mostrando una sensibilidad significativamente menor a los rayos UV.
  • Otro estudio con 40 sujetos, con psoriasis se les administró suplementos con EPA (omega-3), siendo  mejores los resultados de queratinización y sequedad cutánea con respecto a los controles no suplementados.

El acné mejora notablemente con semillas de lino (omega-3).

Si tienes dudas, puedes consultarme a través del correo electrónico (dr.javier.moya@gmail.com) o en la consulta, directamente, aunque consumir alimentos ricos en omega-3 supone poco que perder y mucho que ganar.

Alimentos que contienen omega-3: Pescados y sus aceites, canola (colza) y soja (sus aceites), semillas de lino y soja, verduras como la verdolaga o la espinaca, nueces y productos de la industria alimentaria enriquecidos con omega-3.

Omega-3 : α-linolénico, eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA)

Omega-6: linoleico y araquidónico

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Dr. JMoya

A %d blogueros les gusta esto: